Nuestra fundación hoy recuerda a su patron San Carlos Duarte, el cual dejamos su reseña histórica

Breve Historia de Mons. CARLOS DUARTE COSTA

 

Hizo sus estudios del seminario menor en el Pío Latino en Roma Italia. Regreso para sus estudios en Brasil 1905, por motivo de salud, en el seminario de Uberaba culminó sus estudios Filosóficos y Teológicos.

 

El diacono Carlos Duarte fue Ordenado Sacerdote por  Mons. Dom Eduardo Duarte Silva en la Catedral de Uberaba, el 1 de abril 1911 a los 23 años. En la misma Catedral celebró su primera misa el 4 de mayo de 1911.

 

Retornó a Roma para perfeccionarse y Doctorarse en Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana. A su retorno de Roma trabajó como Secretario de la Diócesis y luego se mudó a la Ciudad de Río De Janeiro para ser párroco coadjutor de la Parroquia Santa Rita, donde permaneció hasta el 3 de septiembre de 1913, cuando fue transferido a la Parroquia de la Gloria.

 

El 5 de febrero de 1914 fue nombrado párroco coadjutor de la Catedral de Río de Janeiro, y luego párroco de la Iglesia de la Luz, donde permaneció hasta el año 1916, cuando fue nombrado Secretario del Cardenal DOM Sebastián Leme Da Silveira Cintra.

 

El Padre Carlos Duarte Costa fue premiado con el Titulo de Monseñor por su Publicación de un catecismo destinado para los niños. Luego fue nombrado Protonotario Apostólico y Secretario General de la Arquidiócesis por el mismo Cardenal.

 

Ejerció la función hasta el 24 de mayo de 1923, cuando fue nombrado Vicario General de la Arquidiócesis de Río de Janeiro.

 

OBISPADO DE BOTUCATO (San Pablo)

 

Tras la muerte de Mons. Lucio, en 1923, Botucatu permanecía como Diócesis Vacante, por su trabajo y dinamismo, y por las virtudes en el cumplimiento de su deber en la Arquidiócesis de Río de Janeiro.

 

El Papa Pío XI nombro al Padre Carlos Duarte Costa como segundo Obispo de Botucato el 4 de Julio de 1924.

 

Fue Consagrado Obispo el día 8 de diciembre de 1924, en la Catedral Metropolitana de Río Janeiro, por el Cardenal DOM Sebastián Leme Da Silveira Cintra, Concelebrado por Mons. Alberto Goncalve Obispo de Riverao Preto y Mons. Benedicto Paulo Alves de Souza Obispo del Espíritu Santo.

 

Entonces Mons. DOM Carlos Duarte Costa contaba con 13 años de vida Sacerdotal y 36 años de edad. Tomó posesión de la Diócesis Botucatu el 1 de febrero de 1925. Su Lema Episcopal fue “DOMINUS ILLUMINATIO MEA

RENOVACIÓN ECLESIATICA Y PERSECUCIÓN

 

En 1936, Mons. Carlos Duarte Costa realiza su segunda  visita AD LIMINA, al Papa Pío XI al Vaticano.

Presentó varias reivindicaciones para el Clero de su Diócesis y para todo el Clero de Brasil.

  1. Solicitó permiso para mantener el Seminario Mayoren su Diócesis.
  2. Para la celebración de la Santa Misa y  administración de los Sacramentosoficiado en LENGUA VERNÁCULA.
  3. Casamiento para el Clero.
  4. Abolición de la Confesión Auricularpor la Comunitaria.
  5. Distribución de la Santa Comunión a los Fieles bajo las dos EspeciesConsagrada (Pan y Vino).
  6. La Institución del Diaconado Permanente para los Laicos Casados.
  7. La Celebración de la Santa Misa “Versus Populi” de frente al  pueblo, con El Sagrario detrás del altar.
  8. Organización de un Consejo de Obispos para Gobernar la Iglesiajuntamente con el Papa.
  9. La participación de los Laicos en la Administración de la Palabra de Dios, de la Eucaristía y de la Evangelización.

 

Estas reivindicaciones no fueron aceptadas por el Papa de la época,  recién  el Papa Juan XXIII  consideró algunos puntos en el Concilio Vaticano II. Estas reivindicaciones hicieron que Mons. Carlos Duarte Costa fuese mal visto por las Autoridades del Vaticano.

 

Después de 12 años al frente de la Diócesis de Botucatu, Mons. Carlos fue obligado a renunciar debido a los problemas políticos de la época, diferentes a la política de la Iglesia.

Roma  consideró que administró mal los bienes de la  Diócesis, porque Mons. Carlos favoreció a los humildes desobedeciendo al Papa. Vendió varios bienes de la Diócesis, con la finalidad de amparar, ayudar y socorrer a los pobres y hambrientos de la época.

 

En 1937 por su secretario se consiguió la renuncia que firmó sin leer y luego fue nombrado Obispo Titular de Maura una Diócesis extinta. Después de su renuncia forzada fue a residir humildemente en la Ciudad de Rio de Janeiro, consiguió el apoyo de su protector y Consagrante Cardenal DOM Sebastián Lema Da Silveira Cintra, que le concedió licencia para mantener la Capilla particular con el Santísimo Sacramento en su residencia y para presidir Matrimonios, Misa festivas, Sacramento de la Confirmación en las Parroquias donde fuese invitados por los párrocos.

 

DIFERENCIAS CON LA IGLESIA ROMANA

 

Mons. Carlos Duarte Costa intensifica su actuación política e inicia fuertes críticas a la Iglesia Romana.

En 1944 prefacio, el libro o Poder Soviético del Reverendo Hewlett Johnson de la Iglesia Anglicana. Tal acto repercutió positivamente en todo el país, criticó por los diarios las Encíclicas RERUM NOVARUM, de León XIII, QUADRAGESIMO ANO Pío XI, DIVINA REDEMPTORIS.

 

Denunció a los sacerdotes Católicos Romanos de nacionalidades alemanes e italianas residentes en el Brasil, como elementos al servicio al Nazismo Alemán y Fascismo Italiano.

Con la Muerte del Cardenal Mons. Sebastián Leme Da Silveira Cintra, Mons. Carlos perdió todos los privilegios Episcopales que tenía en la Arquidiócesis de Río de Janeiro. El 10 de julio de 1944 se le prohibió predicar el Evangelio y confesar a los fieles decisión que vino de la Conferencia Eclesiástica por los pronunciamientos del Obispo de Maura contra los Dogmas y doctrinas enseñadas por la Iglesia Católica Romana.

 

PRISIÓN Y EXCOMUNIÓN

 

El 6 de junio de 1944 Mons. Carlos Duarte Costa , por orden del Gobierno a pedido del Nuncio Apostólico mancomunado con Fascistas brasileros fue llevado preso para Belo Horizonte (MG), acusado de comunismo.

 

Fue liberado el 6 de septiembre de 1944 a pedido de la Asociación Brasilera de Empresa del Gobierno de México y de la Naciones Unidas, que intervinieron ante el Gobierno de Brasil mediante sus Embajadas a favor del Santo de los pobres. Mons. Carlos fue advertido severamente por la administración apostólica romana, pero él continuaba defendiendo la Fe Cristiana, a los Obreros, y a la Patria contra los Fascistas y Nazistas existentes en la Iglesia y en su Jerarquía. Enfurecida la Iglesia Romana lanzó contra él la pena de Excomunión, el 2 de Julio de 1945.

 

FUNDACIÓN DE LA ICAB (Iglesia Católica Apostólica Brasilera)

 

Al saber de la Excomunión Mons. Carlos Duarte Costa, funda la IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA BRASILERA, el 6 de julio de 1945. El contenido de los Estatutos de la nueva Iglesia fue publicado por el Diario Oficial de la Unión página 12637, el día 25 de julio de 1945. La ICAB fue registrada en el libro N° 2 de la Sociedades Civiles Acta N° 107.966 del Libros A N° 4. El 18 de agosto de 1945publica por la prensa del país su manifiesto a la Nación, donde critica a la Iglesia Romana y habla de la recién fundada ICAB.

 

PERSECUCIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA BRASILERA

 

Mons. Carlos continuaba usando el mismo Rito y Vestimenta de la Iglesia Católica Apostólica Romana, el Gobierno Brasilero por intermedio de su Ministro de Justicia, el 22 de septiembre de 1948 dispone que la intención de Gobierno no es que la ICAB use  o no  los ornamentos e insignias y rituales, si no el derecho de la libre práctica de la Fe de los Obispos, Sacerdotes y Fieles.

 

MUERTE

 

Mons. Carlos Duarte Costa dirigió con mano firme la Iglesia de los Brasileros durante 16 años. Falleció en Río de Janeiro el 26 de marzo de 1961 a los 73 años de Edad, con 50 años de sacerdocio y 37 de Episcopado. La muerte de Mons. Carlos Duarte Costa conmovió al pueblo Brasilero principalmente a la Ciudad de Río de Janeiro.

 

Mons. Carlos Duarte Costa fue enterrado en la Iglesia Madre de la ICAB Santa Ana y Nuestra Señora Niña, fijado en la Da Rua Do Couto N° 54 en presencia de los Obispos, Sacerdotes y fieles de la ICAB.

 

A su muerte Mons. Carlos Duarte Costa ahora San Carlos de Brasil, ha dejado un gran legado a todos sus hijos dentro del territorio Brasilero, pero no sólo quedó dentro de ella, ahora se ve extendida la gran Misión de nuestro Santo fundador de llevar la “BUENA NOTICIA”  a los otros países de la que hemos recibido la “SUCESIÓN APOSTÓLICA”, de nuestro gran maestro y protector. Nuestro crecimiento es una “OBRA DE DIOS”, si fuera solamente un capricho humano ya se hubiera terminado, hoy se ve la mano de Dios  en esta santa obra, la verdadera Misión de Nuestro Señor Jesucristo de llegar a todos los pueblos para una nueva evangelización.

 

El nacimiento de la Iglesia ha traído para nosotros los bolivianos un nuevo Pentecostés, un cambio para la vida espiritual de los primeros seguidores y los fieles que se suman cada día a esta obra del amor misericordioso de Jesús.  Esta Misión de la ICAB en Bolivia ha dado una nueva esperanza a los hombres (varón y mujer) que han adoptado su fe católica y que por muchos motivos han sido relegados y ahora encuentran un espacio donde pueden realizarse como cristianos.

 

HISTORIA DE LA ICAB

SAN CARLOS DUARTE COSTA-FUNDADOR DE LA ICAB

“Apóstol de los Pobres de Sudamérica”

“Apóstol de los Pobres de Sudamérica” Arzobispo Carlos Duarte Costa (1888 – 1961) San Carlos de Brasil (el Arzobispo Carlos Duarte Costa, de Brasil) fundó las ramas independientes de esta Sucesión Apostólica. Nació el 21 de Julio de 1888 en Santo Antonio, Rio de Janeiro. Brasil. Cursó estudios primarios en el Colegio Santa Rosa, en Rio de Janeiro. A los 9 años, su tío Obispo de Goiás, lo llevó para Roma a estudiar al Colegio Internado Pio-Latino.

 

Ordenado como Sacerdote Católico Romano el 1 de abril de 1911, fue consagrado como Obispo Católico Romano de la Diócesis de Botucatu, el 8 de diciembre de 1924, hasta que vertió ciertas opiniones acerca del trato que los pobres de Brasil recibían por parte tanto del gobierno civil como de la Iglesia Católica Romana, y fue removido. Después, recibió el título de Obispo Titular de Maura, del Papa Pío XII (Eugenio Cardenal Pacelli, Secretario de Estado Vaticano hasta 1939, bajo el Papa Pío XI).

 

En la década de 1930, el Obispo Duarte Costa había sido un fuerte defensor de la reforma de la Iglesia Romana; de hecho, el desafió muchos temas claves, 35 años antes que el Concilio Vaticano II tomara medidas al respecto. Las críticas del Arzobispo Duarte Costa a la Santa Sede, particularmente acerca de la política exterior vaticana hacia la Alemania Nazi durante la Segunda Guerra Mundial, no fueron bien recibidas por el Vaticano, y él fue eventualmente separado de la Iglesia Romana por el Papa Pío XII.

 

Esta acción se tomó sólo después de que denunció públicamente que la Secretaría de Estado Vaticano estaba comprometida en la emisión de Pasaportes Vaticanos para algunos ex oficiales Nazis alemanes de alto rango, quienes estaban entonces en vuelo a Sudamérica desde Fuerzas Armadas Aliadas, después de la Segunda Guerra Mundial en 1945.

 

El Gobierno Brasileño cayó bajo las críticas del Obispo Duarte Costa por la colaboración con la Iglesia Romana sobre estos pasaportes. Duarte Costa asumió posiciones eclesiales liberales acerca del divorcio, y del celibato exigido obligatoriamente al clero, y expresó públicamente su desprecio en relación con los abusos del poder papal, incluyendo el concepto de la Infalibilidad del Papa, que el Obispo consideró un falso dogma.

 

El Obispo Duarte Costa dejó la jurisdicción de la Iglesia Católica Romana el 6 de julio de 1945. Fundó la Iglesia Católica Apostólica Brasileira (ICAB) en la misma fecha, y permaneció como Primado de ella, hasta su muerte en 1961. Su Beatitud, el Arzobispo Luis Castillo Méndez, de Brasil, Patriarca de Las Iglesias Apostólicas Católicas Nacionales (Iglesia Católica Apostólica Nacionales) fue consagrado por el Arzobispo Duarte Costa, a quien sucedió como Primado en 1961. El Arzobispo Luis Castillo Méndez dirige todavía la confederación espiritual mundial de Las Iglesias Apostólicas Católicas Nacionales originadas por el Arzobispo Duarte Costa.

 

Estas Iglesias Nacionales han estimado tener ahora una membresía combinada que excede los 15 millones de miembros. De acuerdo con la antigua práctica tanto de la Iglesia temprana como de muchos obispos cristianos ortodoxos, tales Iglesias Apostólicas Católicas existen en sus países funcionando como Iglesias Particulares autónomas e independientes.

 

En adición a la ICAB en Brasil, hay ramas apostólicas hermanas en otros 15 países del Hemisferio Occidental, Europa, el Pacífico y Asia, incluyendo: Argentina (ICAA), Paraguay (ICANP) ahora Bolivia (ICANB) actualmente refloreciendo como iglesia nacional y reconocida en dicho país, Venezuela, Cuba, México, España, Alemania, Francia, Portugal, Australia, Filipinas, Canadá y los Estados Unidos de América. Mientras su origen común brota de la línea apostólica del Arzobispo Duarte Costa, cada obispo o grupo de obispos es autónomo, independiente y se gobierna a sí mismo, al adherirse a los preceptos del cristianismo ortodoxo.

 

El Obispo Salomao Feraz, que había sido Sacerdote Católico Romano, recibió la Consagración Episcopal del Arzobispo Carlos Duarte Costa, para la Iglesia Católica Apostólica Brasileira (ICAB), en 1945, y eventualmente, en 1958, durante el pontificado del Papa Pío XII, se reconcilió con la Iglesia Católica Romana y retorna como Obispo.

 

El 12 de mayo de 1963, el Obispo Ferraz fue designado por la Santa Sede como Obispo Titular de Eleuterna, y, aunque permaneció casado, fue promovido luego a Obispo Auxiliar de Río de Janeiro por el Papa Juan XXIII, y más tarde fue llamado por el Papa Paulo VI para servir en una comisión de trabajo del Concilio Vaticano II y hablar a los Padres Conciliares en sesión. Es notable que el Obispo Ferraz nunca fué re consagrado por la Iglesia Católica Romana, ni siquiera condicionalmente (sub conditione), y fue sepultado con todos los honores de los Obispos de la Iglesia Católica Romana.

 

Aceptando al Obispo Ferraz de esta manera, sin cualquier reconsagración, la Iglesia Católica Romana afirma de jure y de facto la validez sacramental de las líneas de Sucesión Apostólica de Duarte Costa, las que son comúnmente conocidas como “la Sucesión Apostólica Rebiba”.